👁Visitas: 4128337

69396510_1004

Sobreviviente del Holocausto es tapa de “Vogue”

¿Una mujer que sobrevivió a los horrores del Holocausto como “chica de tapa” de una revista de moda? ¿No es eso irrespetuoso, en vista de la historia de vida y sufrimiento de Margot Friedländer?

No, no lo es. Porque esta mujer tiene algo que decir: es una de las testigos vivas más importantes del Holocausto, y se impuso como su tarea más importante contar a la gente lo que vivió, siempre amigable, llena de bondad y cariño, sin señalar con el dedo. Lo hace contra el olvido, y por más humanidad.

En la tapa de Vogue en los diferentes países aparecen, a menudo, ejemplos de que esa revista se propone ser más que una publicación glamorosa, ya que con frecuencia pone el foco en temas inusuales e interesantes, y en figuras famosas. Como Harry Styles, el primer hombre fotografiado en la portada de la Vogue británica, con ropa de mujer, para transmitir la actitud queer ante la vida; la activista iraní y ganadora del Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai; la tatuadora filipina tradicional de la etnia kalinga Apo Whang-od, a sus 106 años; y el matrimonio de Volodimir y Oksana Zelenski.

“¡Sean personas!”
Ahora es el turno de Margot Friedländer, quien sobrevivió a los horrores del régimen nazi y no se cansa hasta el día de hoy de llevar a todos este mensaje: “No miren lo que los separa. Miren lo que los une. Sean personas, sean sensatos”, dijo en la edición alemana de Vogue de julio-agosto de 2024.

Margot Friedländer habla ante escolares y estudiantes, y también ante el Parlamento alemán. Es invitada habitual a los eventos conmemorativos del Holocausto. Ha recibido importantes premios, como la Cruz Federal al Mérito y un doctorado honoris causa de la Universidad Libre de Berlín. Pero Friedländer afirmó en 2010, en el documental “A Long Way Home” (“Un largo camino a casa”), coproducido por DW, que prefiere estar en las escuelas, porque allí la gente que la escucha es “increíble”. “He recibido, no sé, tal vez mil cartas. Siempre digo: ‘Esto es para ustedes. Lo que fue, no lo podemos cambiar’. Esa se ha convertido en mi misión”.

Ella sabe exactamente cómo empezó el nazismo
Como parte de esa misión, Vogue, junto a Margot Friedländer, envía una señal muy clara. La sobreviviente del Holocausto observa con preocupación el giro a la derecha y el creciente antisemitismo en Alemania. Claro que está al tanto de lo que sucede en la sociedad, dice a Vogue. Que cada vez más jóvenes se sienten atraídos por los eslóganes del partido alemán de extrema derecha AfD, que aumentan los ataques antisemitas, y que políticos y políticas alemanes son atacados y golpeados en plena calle.

Margot Friedländer tenía doce años cuando Hitler llegó al poder. Todavía recuerda exactamente cómo empezó todo. Por eso quiere hablar, también en nombre de las víctimas que ya no pueden hacerlo.

Nació el 5 de noviembre de 1921 en un hogar judío-alemán de Berlín. Su familia fue asesinada por los nazis, y ella logró esconderse en casa de unos alemanes en Berlín durante un tiempo, pero en 1944 cayó en las garras de la Gestapo y fue deportada al campo de concentración y exterminio alemán nazi de Theresienstadt. Allí se casó, poco después de la liberación, con Adolf Friedländer. Con él, emigró a Estados Unidos.

Su esposo falleció en 1997, y años después ella tomó la decisión de regresar a Berlín, a pesar de sus dudas sobre si sería bueno volver al país de los perpetradores. Con su libro de memorias, “Trata de hacer tu vida” (“Versuche, dein Leben zu machen”), escrito en 2008, viajó a través de Alemania para difundir su mensaje.

Margot Friedländer, sobreviviente del Holocausto, con su libro de memorias “Trata de hacer tu vida” en la mano, delante de un micrófono, en una escuela de Berlín.Margot Friedländer, sobreviviente del Holocausto, con su libro de memorias “Trata de hacer tu vida” en la mano, delante de un micrófono, en una escuela de Berlín.

Margot Friedländer, una mujer interesada por la moda
Pero Vogue no sería Vogue si no abordara un aspecto de la vida de Margot Friedländer relacionado con la moda. Cuando era joven, soñaba con ser costurera y diseñadora de moda. En 1936, se matriculó en una escuela de artes y oficios de Berlín y aprendió dibujo de moda y publicidad. A menudo, se sentaba en los cafés berlineses de la sofisticada avenida Kurfürstendamm y observaba a las mujeres elegantemente vestidas, cuenta a Vogue. Quería diseñar ropa ella misma y tenía grandes planes. Se formó como costurera, pero el Holocausto lo cambió todo.

Sin embargo, Margot Friedländer era y sigue siendo hasta el día de hoy una mujer preocupada por la moda, cuyo vestidor ocupa un lugar grande e importante en su apartamento, en una residencia de ancianos de Berlín, como pudo constatar Vogue con gran interés. Además de la ropa de estilo clásico y vintage que todavía viste Friedländer, allí también se pueden encontrar vestimenta y accesorios de diseñadores conocidos.

La sesión de fotos para Vogue tuvo lugar en el Jardín Botánico de la Universidad Libre de Berlín. Margot Friedländer fue fotografiada con vestidos de colores brillantes con motivos florales, siempre sonriendo amablemente. Su pieza favorita, explicó, es el último recuerdo de su madre, que fue asesinada en el campo de exterminio alemán nazi de Auschwitz-Birkenau: un gran collar de ámbar que ella usa en muchas ocasiones especiales. A veces lo acaricia cuando está hablando. El collar llama la atención y es todo un símbolo, mucho más que un simple accesorio.

Tomado de DW

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *