👁Visitas: 4119034

16865810381058

Muere Silvio Berlusconi a los 86 años

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi ha muerto este lunes a los 86 años. El líder de Forza Italia y fundador de Mediaset había regresado a San Raffaele el pasado viernes, tras una larga estancia hospitalaria -de 45 días- que terminó hace unas semanas, a causa de una neumonía y una leucemia mielomonocítica. Por la mañana, su hermano Paolo y sus hijos se habían trasladado rápidamente al hospital, donde ya se encontraba Marta Fascina.

Hasta la clínica se habían desplazado este lunes por la mañana varios miembros de su familia, incluidos sus cinco hijos y su hermano Paolo. Eso levantó todas las alarmas sobre su estado de salud, que empeoró durante la pasada noche. Paolo y la primogénita de Berlusconi, Marina, fueron los primeros en llegar en torno a las 9.30 horas al centro médico, donde se unieron a su compañera, Marta Fascina, 53 años más joven que él. Después llegaron sus otros hijos, Eleonora, Barbara, Pier Silvio y Luigi.

En los últimos días, también había recibido el apoyo de representantes de la política italiana, especialmente de sus socios en el Gobierno.

El cuerpo se ha trasladado a Arcore, donde se celebra desde hoy la capilla ardiente privada y mañana la pública en Mediaset. El funeral de Estado se celebrará el miércoles en el Duomo de Milán.

Algunos seguidores se han congregado a las puertas del hospital, con mensajes de recuerdo y con banderas italianas y de su partido, Forza Italia.

Si hubiera que hacer la anatomía de un instante en la extraordinaria vida de Silvio Berlusconi, quizá habría que elegir la tarde del 8 de noviembre de 2011.

No el día en que abrió su primera obra, en Brugherio, en 1964, o fundó Fininvest, en 1975, allanando el camino para un imperio televisivo y financiero que le convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo. Ni el día en que salió al campo, para ganar tres elecciones y media y dirigir cuatro gobiernos durante el tiempo récord de nueve años. No. Berlusconi se ha hecho con tanto poder en su vida que el verdadero momento mágico, el instante que hay que contar, es aquel en el que lo perdió.

Así estaban las cosas: Italia se iba al garete por el ataque de los mercados a nuestra deuda pública. Diferencial de más de 500 puntos. Merkel y Sarkozy riéndose en público de él. Europa que temía hundirse junto con Italia. Gianfranco Fini había formado un partido y se había pasado a la oposición. Ocho diputados, todos antiguos “leales”, traicionaron al Cavaliere en una votación decisiva, haciéndole perder la mayoría en Montecitorio.

Pero quiere resistir. No rendirse. No dimitir como primer ministro. ‘Eso es lo que tiene que hacer Berlusconi‘, le sugieren todos los que le rodean, que siempre han vivido de la luz reflejada y quieren mantenerla encendida. Pero entonces llegan dos llamadas. La primera es de Ennio Doris, amigo y antiguo socio en Mediolanum: ‘Silvio, si no dimites, Italia se hundirá’. La segunda es de su hijo Luigi, que trabaja en la City londinense: “Papá, si Italia se hunde, también lo harán nuestras empresas”.

Así que il Cavaliere nero, el Caimán que en la película protagonizada por Nanni Moretti acaba incitando a la revuelta popular para no ceder el poder, dimite, aceptando la lógica inexorable de la política democrática. Y en una sola tarde, el argumento más utilizado en su contra, el “conflicto de intereses” entre las empresas privadas y la función pública, se invierte en su contrario. Después de haber perseguido el poder, según sus enemigos sólo por su propio interés, tiene que renunciar al poder también por su propio interés.

La dimensión “más grande que la vida”, fuera de lo común, de la historia humana y política del Cavaliere está toda ella en el momento en que abandonó definitivamente el Palazzo Chigi (y que luego descalificó repetidamente como una mera “conspiración”, equivocándose así ante todo a sí mismo y a la elección responsable que hizo). Ese día histórico no fue honrado por el coro de “bufón, bufón” bajo el Palazzo Chigi y las alas de multitudes vitoreando frente al Quirinale su dimisión. Como en la tarde de las monedas a Craxi, se mostró entonces una Italia capaz de indignarse cobardemente, tras largos años de alabanzas serviles.

Porque Berlusconi fue un fenómeno: una voluntad de poder, ciertamente, pero también una necesidad histórica. El fruto del mal italiano y al mismo tiempo su intento de cura. No el malhechor que conquista a una población ingenua con dosis equinas de embaucamiento televisivo, como se le ha descrito; pero ni siquiera el salvador de la patria que libera a su país de los cosacos de Occhetto, el primero de los muchos líderes izquierdistas a los que derrotó. Más bien, para bien o para mal, fue el fundador de una nueva derecha y de una nueva política, con ambiciones liberalistas y rasgos populistas, que incendió el mundo y dominó la escena italiana durante veinte años, incluso cuando estaba en la oposición. Y eso acabó con él, hasta el punto de que para volver a ganar tuvo que cambiar de piel, de sexo, de edad, y encarnarse en Giorgia Meloni, antropológicamente su opuesto.

Los profesionales del antiberlusconismo le han acusado de todos los delitos. Y es cierto que se han celebrado más de veinte juicios contra él, con diversos cargos, a veces especialmente infames, como la explotación de la prostitución infantil en la persona de Ruby Rubacuori, una de las muchas participantes en el sarabandeo de chicas que acogía en sus villas; o la sospecha de connivencia con la mafia que llevó a la condena y al encarcelamiento a uno de sus mayores amigos y compañeros de armas, Marcello Dell’Utri; o incluso la acusación de haber urdido las matanzas de 1993 para acelerar su propio triunfo político. Fue absuelto, exculpado o, en todo caso, prescrito de casi todos los cargos, también gracias a las tácticas dilatorias de su rebaño de abogados, encabezados por el fiable y ya fallecido Ghedini. Y así, si hemos de creer a la ley, la ley de los jueces y no sólo la de los fiscales, Berlusconi sólo ha cometido un delito: fraude fiscal, por el que ha sido condenado definitivamente. Le costó una rápida defenestración del Senado, cuya mayoría de entonces no desaprovechó la ocasión y sancionó por votación abierta su incompatibilidad (il Cavaliere tuvo entonces plena rehabilitación judicial, y pudo presentarse de nuevo y ser elegido, primero al Parlamento Europeo y luego de nuevo al Senado, donde reasumió su escaño).

Por supuesto, el hombre no era en absoluto un santo, al contrario: tenía sus vicios privados y públicos y sabía jugar sucio. Hay quien se lo reprochó hasta el final, sin piedad, como su archienemigo Carlo De Benedetti, que incluso mientras su adversario estaba en el hospital con Covid le deseó lo mejor, pero reiteró que para él seguía siendo “un tramposo”.

Tomado de El Mundo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *