👁Visitas: 4131321

655937727a2bd.r_d.1535-805

Experto asegura que tragedia en paso a desnivel era inevitable por fallos en el proyecto

En pleno desate de las intensas lluvias que nublaron al país el pasado fin de semana, una parte de un muro de contención del paso a desnivel entre las avenidas 27 de Febrero y Máximo Gómez se vino abajo, dejando como resultado la trágica muerte de nueve personas.

Pero, pocos saben que 24 años antes, expertos del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia) habían recomendado reemplazarlo, tras dictaminar que hubo “fallas estructurales” en la construcción de la obra tras un incidente parecido al de antier, de acuerdo con un reportaje de aquella época del desaparecido diario El Siglo.

Entre los expertos que participaron en la elaboración de aquel informe, está el geólogo Osiris de León, quien, en conversación con medios de prensa nacionales, resaltó la similitud de ambos casos y explicó lo que ocurrió antes del colapso.

“Lo que pasó en 1999 fue lo mismo que pasó ahora, llovió torrencialmente, la caliza en Santo Domingo es muy porosa y muy cavernosa. Eso genera que esa caliza se sature rápidamente y al saturarse sube lo que se llama presión de poros”, manifestó de León.

El geólogo aoatuvo que, si la presión de poros no se libera, esta “empuja” el muro y eventualmente la presión supera la resistencia de la pared y provoca que se caigan.

Igualmente, aseveró que el fallo del pasado sábado no ocurrió por falta de mantenimiento, sino que era un incidente inevitable debido a los fallos desde la concepción de ese proyecto.

“No tuvo nada que ver con el mantenimiento lo del sábado. Nada que ver, eso se cae nuevo o viejo… Ahí es donde está la deficiencia (en la forma en que fue estructurado el paso desnivel)”, resaltó.

Así mismo el geólogo lamentó que, tras la caída parcial del muro hace 24 años, el remozamiento realizado por la entonces Secretaría de Obras Públicas (dirigida por Diandino Peña) solo fue en la parte afectada, mas no en el paso desnivel completo.

“Hice una evaluación en el 1999 e hice una serie de recomendaciones (de las que se) solo se aplicaron en ese muro, pero no en los otros”, añadió.

Luego de la tragedia, de León apuntó que a pesar de que la parte del muro que colapsó no fue la misma que hace 24 años, las recomendaciones que hizo en ese entonces son aplicables en la actualidad.

La primera de ellas fue la necesidad de arriostrar transversalmente los demás muros, como ocurre en los pasos de desnivel de la avenida 27 de Febrero con la Dr. Defilló, Carmen Mendoza de Cornielle, Núñez de Cáceres y Privada.

De igual manera acotó que los cuatro muros deben estar debidamente anclados y con suficiente drenaje para que, cuando llueva de manera torrencial, no le haga daño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *