👁Visitas: 4132039

antidepresivos-RBq73QmJrkJ5POqud2ohWDM-366x256@abc

Científicos chinos hallan vía para evitar efectos secundarios en medicación antidepresiva

Un equipo de investigadores chinos anunció un avance significativo en la búsqueda de un tratamiento eficaz para la depresión, un trastorno mental que afecta a millones en todo el mundo, al identificar la vía biológica utilizada por un antidepresivo común y aprender cómo eliminar sus efectos secundarios.

La esketamina, un antidepresivo conocido por su rápida acción, fue limitado en su utilidad debido a efectos secundarios problemáticos, como alucinaciones y riesgo de adicción, informó el diario hongkonés South China Morning Post (SCMP).

Sin embargo, un grupo de científicos chinos de la Academia China de las Ciencias ha identificado un receptor clave, conocido como GluN2A, que está estrechamente relacionado con los efectos antidepresivos de la esketamina, lo que podría cambiar el panorama del tratamiento de la patología.

“La esketamina es la única medicación de acción rápida en el mercado que combate la depresión, pero sus fundamentos son imprecisos. Ahora, con nuestro último descubrimiento, podemos realizar mejoras y desarrollar un medicamento mejorado”, afirmó Chen Yelin, principal científico encargado del estudio publicado en la revista Nature Neuroscience.

La esketamina y su variante química, la ketamina, un potente anestésico que se utiliza desde la década de 1970 y que también se usa como droga recreativa, tienen propiedades antidepresivas bien conocidas.

Este descubrimiento, según los científicos del estudio, podría allanar el camino para el desarrollo de un medicamento “perfecto” para la depresión, que alivie la carga de este trastorno mental sin los efectos secundarios perjudiciales.

“En los últimos 20 años ha habido pocos avances en el desarrollo de tratamientos para la depresión, la mayoría de los cuales han sido derivados de la fluoxetina,” agregó Geng Yang, coautor e investigador del Centro de Investigación Interdisciplinaria en Biología y Química.

Tomado de Swissinfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *